Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Secciones

Ferrara Romántica

Leyendas, pasiones y paseos románticos en la Ferrara de los Este

Suggerimenti per la Ferrara Romantica

Se dice que Ferrara ha visto muchos amores pero que sólo uno ha quedado tan vivo en la memoria de los ferrareses.

La historia está ambientada en el Castillo Estense y pronto se dió a conocer. En 1418 Parisina Malatesta y Niccolò III d'Este se casaron, ella tenía sólo 15 años, él veinte más que ella. Ugo, hijastro de Niccolò, alimentaba su antipatía por su jóven madrina y no había día en el que el sentimiento no estuviera presente. Las repetidas discusiones convencieron a Niccolò de que lo mejor era mandarles a Loreto y aquí, inesperadamente, el odio se convirtió en pasión. Niccolò descubrió el asunto y su cólera fue tan violenta que dio la orden de decapitar a todas las mujeres adúlteras de Ferrara. Después capturó a los dos amantes, les encerró en la Torre de los Leones del Castillo y tras 12 horas les dio muerte también a ellos.

Desde entonces se dice que los espectros de los dos amantes vagan por la torre del Castillo Estense hasta ahora, llorando su suerte y la de las mujeres adúlteras de Ferrara justiciadas por Niccolò.

Y ahí está el Castillo Estense, estupenda fortificación de planta cuadrangular rodeada por un foso lleno de agua sobrepasado por puentes levadizos. Sus orígenes se pierden entre los siglos remotos, entre en siglo II y el XIV. Fue solo al final del siglo XV, con el Duque Ercole I, cuando la fortaleza militar comenzó poco a poco a tomar su identidad de palacio de corte.

Muchos son los rincones románticos entre puentes levadizos y muros del castillo. En primavera y en verano no os perdáis la vuelta en barca a lo largo del canal que rodea el palacio, ni la subida a la Torre de los Leones que pronto será de nuevo accesible. Allí arriba, a más de treinta metros de altitud, tendréis a Ferrara a vuestros pies.

Si queréis pasear de la mano, dejad el castillo a vuestras espaldas. De la Ferrara medieval pasad a la renacentista. Pasead a lo largo del Corso Ersole I d'Este - hay quien la considera como una de las calles más bonitas de Europa: es totalmente peatonal, sobre la calle se asoman los palacios de la antigua nobleza ferraresa: Palazzo dei Diamanti,  Palazzo Prosperi-Sacrati y Palazzo Turchi di Bagno. El paseo os conducirá hasta una de las entradas del Parque Massari y de los huertos del siglo XVI de los Este. A través de los caminos entre el verde podréis llegar a la Iglesia de San Cristoforo alla Certosa e desde aquí a las murallas de la ciudad. Desde la Porta degli Angeli comienza otro paseo romántico cubierto por la sombra de los árboles. A lo largo de las murallas de Belfiore podréis seguir hacia el Este, hasta el Corso Porta Mare, la calle que os introduce en Piazza Ariostea - teatro del Palio, programado siempre en mayo.

En la ciudad los hoteles con encanto para una escapada romántica no faltan.

Aquí podréis hacer búsqueda detallada >>

Para quien desee una noche románica con Spa, proponemos el maravilloso Hotel Duchessa Isabella, 5 estrellas, situado en un prestigioso palacio del siglo XVI– restaurante y Spa a disposición de los huéspedes.

Desde Corso Porta Mare, sieguiendo el perímetro de las antiguas murallas, llegaréis hasta via Scandiana y Palazzo Schifanoia, la antigua residencia de ocio de los Este, célebre en todo el mundo por su Salone dei Mesi, un ciclo de frescos del siglo XVI creado por los mejores artistas de la escuela ferraresa.

Para explorar el laberinto de las calles del centro histórico os sugerimos otro itinerario, más breve. La salida se fija en la Catedral de San Giorgio, a pocos pasos del Castello Estense. Desde Piazza Trento e Trieste, corazón de la ciudad y lugar del mercado popular, podreis pasear por via San Romano y por las callecitas de alrededor.Las más pintorescas son via Ragno y via delle Volte.

A través de via Ripagrande y la perpendicular via Boccaleone, en las ceranías de piazzetta San Michele, podréis llegar a piazzetta dei fratelli Bartolucci. Es una plazuela privada a la que se accede por el portal de Palazzo Tedeschi: parecida a una pequeña Montmartre, alrededor de ella se cruzaron las vidas de algunos pintores del siglo XVI, entre ellos, Filippi, autores de los frescos del Castillo Estense y de la Catedral. Hasta el pasado siglo, la osteria de la plaza aún reunía artistas y artesanos de los talleres más cercanos.

Ésta también es Ferrara.


Il castello di Ferrara Vista dal castello I rivellini del castello Romantico giro in barca nel fossato del castello mura di ferrara Cattedrale di Ferrara Chiostro di San Romano Via delle Volte Antica Chiesa di San Giorgio Ferrara romantica

 

Tratto da un testo di Hospitality Partner - Blog

Última modificación 29/01/2014 11:26
Chiudi menu
Informaciónes turísticas